BÚSQUEDA

NOTICIAS

9 de julio de 2014 | Publicado por Revista Medicos - Medicina Global

El gasto en Salud en la Argentina

Los aumentos continuos de los costos en salud son un grave problema para las naciones. En la mayoría de los países más desarrollados la salud ha pasado a ser el sector más grande de la economía en términos de PBI. El gasto en salud mundial pasó de ser el 3% del PBI mundial en 1948 a ser un 7,9% en 1997; en EE.UU. pasó de ser 5% en 1965 a un 14% hoy, en América latina aumentó de 5,8% del PBI en 1980 a 7,2% en 2000.

En la Argentina sin embargo desde 1985 al 2010 hemos mantenido un gasto en Salud como % del PBI oscilante entre 7 y 9% con mayores frecuencias entre 8,0 y 8,5 del PBI.

La primera pregunta que siempre surge es si este aumento del gasto en salud es razonable.

Y la respuesta a esa pregunta es sencillamente no, por lo menos en término de los fines obtenidos.

Los modelos de abordaje de la salud que se usan no son los más adecuados ni para generar los mejores resultados de salud, ni para ser realmente eficientes con los costos, pues mantienen su foco en la prestación de los servicios y han sido tradicionalmente sistemas de abordaje de la enfermedad. Donde más se gasta es en los sistemas sanitarios, siendo que como determinantes de la salud contribuyen en poco a la reducción potencial de la morbi-mortalidad de una población.

Ya hemos hablado en trabajos anteriores en la necesidad imperiosa de modificar los paradigmas de abordaje del tema.

La Argentina presenta los mismos problemas, a lo que hay que agregar que su sistema sanitario además adolece de múltiples defectos, y seguramente, por los resultados obtenidos de salud, se mal usan los recursos disponibles.

Nuestro gasto en salud se muestra en acciones y bienes específicos, su resultado en términos de salud como bien social es bajo. Eso es claro en la expectativa de vida, en la mortalidad infantil y en la mortalidad materna entre otros indicadores, lejos de los esperados y lejos de países más avanzados y también de varios países de Latinoamérica.

Cuando pretendemos analizar el gasto en Salud en la Argentina y, compararlo nos encontramos con información disponible escasa, no oportuna y de dudosa veracidad.

No existen informaciones oficiales creíbles y verificables, sobre todo a partir de un Instituto de Estadísticas y Censo devaluado en su credibilidad. El último gasto consolidado del Sector público publicado por el Ministerio de Hacienda es de 2009.

El último informe de Salud del Banco Mundial publicado es de 2010. Si bien está realizado sobre información oficial, tiene correcciones cuando el tipo de cambio utilizado o los indicadores de inflación no son los reales.
Como Consultora de Salud, por lo tanto, es sumamente difícil realizar un análisis que asegure resultados verdaderos.

A pesar de estas salvedades es nuestro propósito acercar este trabajo en el que se trata de conformar un estado de gasto en salud de nuestro país desde el 2011, 2012 y proyectar el esperado para 2013, a partir de lo analizado en el presupuesto y el crecimiento esperado del PBI.

GASTOS EN SALUD

A) Gasto Total en Salud

Se entiende por gasto total en salud a la suma del gasto público y privado en salud. Abarca la prestación de servicios de salud (preventivos y curativos), las actividades de planificación familiar, las actividades de nutrición y la asistencia de emergencia designadas para la salud, pero no incluye el suministro de agua y servicios sanitarios (Banco Mundial).

Una forma de expresar el gasto en Salud y poder compararlo es en relación al PBI expresado en dólares a precios actuales.

El último dato publicado por el Banco Mundial de gasto en salud corresponde al 2010. Todos los datos posteriores a este período son proyecciones o emanan de diferentes fuentes pero no han sido corroborados ni consolidados por esta entidad.

Los recursos que destina la Argentina al sistema de salud son elevados respecto al promedio de la región (que es del 6,6%del PBI), aunque por debajo de los que destinan varios países latinoamericanos (Costa Rica, Cuba, Brasil, Uruguay). La Argentina ha llegado para el 2010, según el Banco Mundial, a un 8,1% del PBI total. Siendo que el PBI 2010 ha sido calculado en 368.736.millones de dólares para una población de 40.412.376, el gasto en salud total ha sido de 29.868 millones de dólares mientras que por habitante y por año ha sido de 742 dólares.

El gasto en salud como porcentaje del PBI en la Argentina ha oscilado entre entre 8,1 y 8,5 en el período 1997 y 2010, y ha superado el 9% sólo en dos momentos, 2002 y 2009. Eso muestra que el gasto en salud es poco flexible y en momentos de crisis económicas, proporcionalmente aumenta.

En el Gráfico I se muestra la evolución del gasto en salud en la Argentina, a dólares constantes, desde 1997 al 2010.

Los valores se han mantenido siempre entre 670 y 750 dólares estadounidenses. La fuerte excepción la marca el período posterior a la gran crisis del 2001, con 225 dólares para 2002, y un progresivo incremento anual que hace que recién para 2008 se hayan alcanzado los montos históricos.

El gasto total en salud se clasifica en dos componentes:

a) Gasto público en Salud.
b) Gasto privado en Salud.

GASTO PUBLICO

El gasto público en salud comprende el gasto recurrente y de capital proveniente de los presupuestos públicos (central y locales), el endeudamiento externo y las donaciones (incluidas las donaciones de los organismos internacionales y las organizaciones no gubernamentales) y los fondos de seguro de salud sociales u obligatorios.

El principal objetivo de los sistemas de salud, según ha sostenido la Organización Mundial de la Salud (OMS), debe ser el de achicar las brechas de equidad sanitaria. Es así que los sistemas sanitarios pueden ser progresivos, proporcionales o regresivos.

Los sistemas en el que el paciente paga para la atención de su salud sea de bolsillo o a partir de seguros privados son los más regresivos, debido a que quien más gana menos paga en relación a su ingreso, y quien tiene menos es quien más gasta.

Por lo expuesto un parámetro muy relevante que marca la progresividad de los sistemas sanitarios es el Gasto público en Salud, que incluye los gastos públicos nacionales, provinciales y municipales y los provenientes de los seguros sociales obligatorios.

En nuestro país según el Banco Mundial y para el 2010 el Gasto Público en Salud ha sido del 54,6 % del total del PBI en Salud.

Todos los registros históricos desde 1990 muestran un leve pero progresivo descenso del Gasto Público en Salud y por lo tanto un incremento del Gasto Privado.

(Gráfico II) En Latinoamérica el único país con un nivel muy importante del Gasto Público es Cuba. Los restantes son muy variables, en general con un alto nivel del Gasto Privado, y algunos que proporcionalmente tienen un Gasto Público más elevado, lo hacen por la casi inexistencia de gasto privado, por imposibilidad económica de hacerlo por parte de la población.

Los países seleccionados del OCDE por el contrario están todos cerca o por encima del 70% de Gasto Público, con la sola excepción de EE.UU.

Para el 2010 el gasto público ha correspondido al 54,6% del PBI o sea a 4,4226% del PBI total que son aproximadamente 16.308 millones de dólares estadounidenses.

¿Cómo se distribuye el Gasto público entre los diferentes actores?

Podemos dividirlo en Gasto del Sector Público y Gasto del Seguro Social.

Aquí empiezan las dificultades.

El último informe del Gasto del Sector Público consolidado (Nación, Provincias y Municipios al que hemos podido acceder es el del año 2009, año que ha sido de nulo crecimiento y donde el gasto en Salud ha ocupado (al ser poco flexible) un % del PBI por encima de los valores anteriores y posteriores al mismo. (6,21% del PBI).

El gasto del Sector Público se compone del gasto en Salud de la Nación, de la Provincias y de los Municipios.

Del total del gasto en Salud Pública de 2009 consolidado, el Ministerio de Economía ha informado una distribución que se describe en la Tabla 1 (expresada en millones de dólares).

GASTO PRIVADO EN SALUD

Lo que no es gasto público en Salud es el Gasto Privado en salud.

Son los recursos que destinan las familias para obtener bienes y servicios médicos.

El gasto que realizan los hogares comprende:

a) Todos los componentes del gasto de bolsillo. Los gastos desembolsados por el paciente son cualquier erogación directa por parte de los hogares, incluidos las gratificaciones y los pagos en especie a los médicos y proveedores de fármacos, dispositivos terapéuticos y otros bienes y servicios destinados principalmente a contribuir a la restauración o la mejora del estado de salud de individuos o grupos de población. Es una parte del gasto privado en salud

b) Los aportes a seguros privados voluntarios.

Según el Banco Mundial para 2010 del gasto total en salud, el 45,4% ha sido gasto privado, o sea 3,6774 % del PBI total, lo que corresponde a 13.560 millones de dólares.

De ese gasto el 65,8% ha sido gasto de bolsillo (8.323 millones de dólares) y el 34,2% destinado a aportes a Seguros privados (4.638 millones de dólares).

COBERTURA

A Partir de datos recabados en diferentes fuentes hemos tratado de hacer una aproximación de la cobertura formal e informal de salud para el 2011.

PROYECCIONES

Es muy dificultoso analizar el gasto que ya se ha efectuado durante 2011 y 2012 y proyectar el de 2013.
Como parámetro de análisis hemos considerado la curva de evolución del PBI y la del Gasto en Salud para verificar, que por lo menos en la Argentina, conociendo los datos de uno se puede inferir el resultado del otro.

Del PBI sabemos el informado para 2011 por el Banco Mundial y la proyección de un aumento del 1,9% para 2012 sobre el anterior.

Del Gráfico N° III surge claramente que cuando existe una caída del PBI aumenta proporcionalmente el gasto en salud medido como % del PBI. Ello se ve en toda la serie desde 1998 salvo en 2002, año con características muy particulares por la profunda crisis económico social.

A partir de allí podemos presumir (para un crecimiento estimado de alrededor del 1,9% del PBI), un gasto en salud en % del PBI cercano al 9%. Para 2013 se estima según la CEPAL un aumento del PBI del 3,5% por lo que debería estimarse un gasto total en salud medido como % del PBI cercano al 8,8% según inferimos de la serie analizada.

Lo expresamos en dólares a valores constantes como lo hace el Banco Mundial en sus informes considerados (2009 y 2010). Allí también expresamos el Gasto en Salud previsto por habitante y por año. (Ver Tabla 2).
Tanto el Gasto Público como el Gasto Privado en Salud y sus proyecciones 2010, 2011 y 2012 se visualizan en las Tablas 3 y 4.

En la Tabla 3 se analiza en primer lugar el Gasto Total en Salud en la Argentina en dólares y en pesos, abierto por Gasto Público y Gasto Privado.

A posteriori se calcula e infiere, a partir de datos del Banco Mundial ya consolidados, la apertura del Gasto Privado en Salud y sus proyecciones.

En la Tabla 4 hemos estimado el Gasto en Salud 2011 y 2012 según el sector financiador y según la cobertura brindada, formal o informal.

Se hace una apertura en PAMI, Obras Sociales Nacionales, Obras Sociales Provinciales, Seguros privados de Salud y Gasto de Bolsillo, todo ello en pesos.

Se analiza la cobertura actual y proyectada de cada sector y el ingreso promedio por beneficiario y por mes para cada sector analizado.

Fuentes de Información

Superintendencia de Servicios de Salud.
Banco Mundial. Dirección Nacional de Política Macroeconómica, Ministerio de Economía y Finanzas. IEPS. Observatorio de la Seguridad Social. Consultora Key Market. Lic. Federico Tobar. Acami. Prosanity. Consultora de Salud.

 

Fuente: Revista Medicos